Aire nuestro de Manuel Vilas



El martes 3 de noviembre Manuel Vilas, acompañado del profesor José Domingo Dueñas presentó Aire nuestro, novela recién publicada por Alfaguara. Fue a las 20 horas y entre ambos oradores lograron transmitirnos a los presentes el alcance de esta tercera novela de Vilas. En el artículo que enlazamos, y copiamos, Myriam Martínez sintetiza, con su habitual buen saber hacer, lo que se aquí se dijo.

foto de Daniel Mordzinski



aquí un pequeño vídeo de la presentación:

dth=”320″ height=”265″>




“Aire Nuestro”, el mundo a través del mestizaje entre televisión y literatura

Manuel Vilas, José Domingo Dueñas y José María Aniés, en la presentación celebrada en la Librería Anónima.

Manuel Vilas, José Domingo Dueñas y José María Aniés, en la presentación celebrada en la Librería Anónima. | VÍCTOR IBÁÑEZ
1 2 3
El barbastrense Manuel Vilas presentó su última novela en un acto en la Librería Anónima

“Aire Nuestro” es el nombre de una cadena de televisión que ofrece once canales y la programación que emite durante un fin de semana se convierte en excusa y vehículo de la última novela del barbastrense Manuel Vilas. El autor, que presentó este título el pasado martes en la Librería Anónima de Huesca, antes de dirigirse a otras plazas como Madrid, Salamanca o Sevilla, toma el nombre de la citada corporación audiovisual para su libro, en el que continuamente están sucediendo las cosas.

Myriam MARTÍNEZ

05/11/2009


Vota
Vota 1 de 5Vota 2 de 5Vota 3 de 5Vota 4 de 5Vota 5 de 5
| Resultado
1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 2 votos

HUESCA.- Manuel Vilas (autor de libros como “El Cielo” “Resurrección”, “Calor”, “Zeta”, “Magia” y “España”) se basa en los modelos actuales de la televisión y aprovecha el símil del zapping para pasearse a su antojo por el presente, el pasado y el futuro, gracias a canales que muestran diferentes realidades o ficciones bajo epígrafes como Teletienda, Pressing Cash o Telepurgatorio.

Manuel Vilas cree que la televisión cambió nuestra manera de ver la realidad y que hay un antes y un después de la invención de este aparato, que sigue siendo el gran fenómeno comunicativo del siglo XX con sus variantes, una de las cuales es internet. “Nos enseñó lo que está ocurriendo en otro sitio en tiempo real y eso es un hallazgo histórico desde el punto de vista del conocimiento y de la filosofía. El avance tecnológico del ser humano va cambiando nuestra percepción de la realidad hasta unos niveles insospechados, lo cual quiere decir que dentro de 300 años nuestro sistema de conocimiento de la realidad puede ser absolutamente alucinante”.

Las historias aparecen en “Aire Nuestro” (Alfaguara, 2009) entrelazadas en este mestizaje entre televisión y literatura, y el autor realiza en ellas una exploración del mundo, al que no le es ajeno la ternura y, sobre todo, el humor. El profesor José Domingo Dueñas, que presentó la novela de Vilas en la Librería Anónima, subrayó al término del acto lo mucho que se había reído con su lectura, que recomendó vivamente.

En esta novela coral, el lector se podrá sorprender y disfrutar de la presencia de los fantasmas de Elvis Presley y el Che Guevara, Federico García Lorca, el cantante norteamericano Johnny Cash, Richard Nixon y hasta Juan Carlos III. “Es como la portada del disco Sargent Peppers”, bromea Manuel Vilas, aludiendo al famoso álbum de Los Beatles.

El autor recurre a la televisión como una buena herramienta para hablar del mundo, porque, según confiesa, le interesa especialmente la percepción de la realidad que se da a través de este aparato. Vilas pone su prisma, por ejemplo, en las relaciones culturales con el mundo anglosajón y el latinoamericano. Pero es complejo referirse a Aire Nuestro, porque son muchas las piezas que conforman este mosaico, en el que también refleja su curiosidad por los planos ideológicos del siglo XX. “Me interesa mucho la política, y creo que debe seguir interesando, aunque ésta no es una novela política en absoluto”, aclara el escritor. Cabe destacar, al respecto, el capítulo dedicado al carácter errante del espíritu del Che Guevara por el mundo, en donde contempla la ascensión del capitalismo y la destrucción del comunismo.

Y es que, en la novela, la historia ocupa gran parte del interés del autor, que la considera como “una lucha por conquistar la libertad de los seres humanos”. No obstante, la seriedad de los temas abordados no impiden a Vilas recurrir incansablemente al humor para resolver las situaciones.

El último capítulo cierra el libro con la agonía de Juan Carlos III en 2398, porque, para el autor, “la ficción es uno de los grandes hallazgos del ser humano”. Además, influenciado por el escritor Wallace, pone su atención en un tiempo futuro para desde ahí iluminar el presente y, por si fuera poco, estima que la hipótesis de la muerte del monarca “da mucho juego desde el punto de vista literario”.

PASEANDO ENTRE LA REALIDAD Y LA FICCIÓN

El profesor José Domingo Dueñas se refirió en la presentación celebrada en Huesca al título del libro, “Aire Nuestro”, que es el mismo que empleó Jorge Guillén para la compilación de sus tres grandes libros de poesía y que Vilas recupera con toda intención para rendirle homenaje.

Dueñas se refirió después a los personajes tan dispares que pueblan la novela, “que traspasan sin más problema la realidad y la ficción, y que aparecen reunidos aquí bajo el marco de una arquitectura narrativa que lo admite todo y que sorprende en última instancia por su coherencia. Con ello ya puede decirse que la novela de Manuel Vilas derrocha riesgo, busca el más difícil todavía, se regodea en la acrobacia, en el salto sin red… y enmudece al lector página tras página, al comprobar que no hay ni un patinazo, ni el más mínimo traspiés”.

El profesor aludía a unas palabras de Antón Castro, que se refería a la novela como un collage. “Y es una apreciación sin duda acertada, pero lo que asombra realmente es que detrás del collage se perciba con claridad una coherencia de fondo, un mundo de ficción no más disparatado que el real, capaz de aglutinar lo dispar, de encajar situaciones variadísimas en su tono, hilarantes, violentas, eróticas o de trasfondo trágico. Con todo -añadió-, el lector va de la primera a la última página en volandas, a menudo con la sonrisa en la boca, a veces sin poder evitar la carcajada, siempre tocado por el asombro ante el despliegue imaginativo del escritor”.

José Domingo Dueñas destacó los recursos literarios del autor de Barbastro, de los que se sirve “para ponerlo todo patas arriba”, rompiendo constantemente con “los moldes novelísticos tradicionales”.

También se refirió el profesor a la recreación de los grandes iconos culturales que realiza Vilas, que aprovecha para revisar y trastocar a su antojo, y a su manera descreída de abordar algunos grandes asuntos de nuestro tiempo. “Son las propias referencias del autor las que se pasan continuamente por la criba del humor, de la ironía, de la perplejidad, de la distancia -prosiguió José Domingo Dueñas-. Y la referencia más cuestionada es sin duda el propio yo, esa identidad que se conoce como Manuel Vilas, autor y personaje literario del libro, multiplicado en diversos alter egos”.

Como indicó el profesor, ninguna etiqueta agota la novela de Vilas, donde se dan cita ocurrencias brillantes, soluciones inteligentes, donde se aprecia una vez más su empeño literario renovador y contumaz y su singularidad como autor.

“Aquí hay muchos Vilanianos”, observaba el propietario de la Librería Anónima, José María Aniés, mirando a los asistentes antes de iniciarse la presentación del libro. Cabe pensar, que tras la lectura de “Aire Nuestro”, el club de adeptos al escritor barbastrense será todavía más grande.















0