La chica del átomo dorado


Presentación de La chica del átomo dorado

El viernes 19 de marzo a las 20 horas se presentó la novela La chica del átomo dorado de Ray Cummings, recién publicado por la editorial Nalvay por primera vez en castellano, con la intervención deIsabel Peralta (editora y traductora de la obra) y de David González quien realizó una presentación de esta joven editorial.

Raymond King Cummings (Nueva York 1897-Mount Vernon 1957) fue en su tiempo equiparado a H.G. Wells y disfrutó de gran popularidad entre los amantes de la ciencia ficción de los años veinte y treinta, siendo autor bajo diferentes pseudónimos de un gran número de relatos y de una veintena de novelas, en las cuales imprimía su curiosidad científica, adquirida en parte durante su trabajo en la empresa del inventor Thomas Edison.

La Chica del Átomo Dorado nació originalmente como un relato breve en la revista estadounidense Argosy-All Story Weekly en 1919. Su popularidad hizo que Cummings lanzara su carrera como escritor, a la vez que desencadenó la ampliación al formato novela que Ediciones Nalvay trae a sus lectores por primera vez íntegra en lengua castellana.


Y aquí el artículo que publicó del Diario del Altoaragón el martes 23 de marzo de 2010 firmado por Myriam Martínez


Nalvay continúa creciendo con “La chica del átomo dorado”

David González e Isabel Peralta, en la presentación en la Librería Anónima.

David González e Isabel Peralta, en la presentación en la Librería Anónima. | VÍCTOR IBÁÑEZ
Compra esta foto en alta resolucion
La editorial presentó en Anónima la primera traducción al castellano de la obra de Cummings

Myriam MARTÍNEZ

23/03/2010


Vota
Vota 1 de 5Vota 2 de 5Vota 3 de 5Vota 4 de 5Vota 5 de 5
| Resultado
1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 7 votos

HUESCA.- “La chica del átomo dorado” es una obra del escritor norteamericano Ray Cummings, que la sariñenense Isabel Peralta acaba de traducir al castellano y de publicar, junto con el zaragozano David González, en la editorial Nalvay, que ambos regentan. Es la primera vez que esta obra se puede leer en la lengua de Cervantes, aunque existe una versión de este título como novela corta, que sí fue traducida.

Isabel Peralta y David González presentaron en Huesca este segundo trabajo de la joven editorial Nalvay el pasado viernes, en la Librería Anónima. La traductora y editora monegrina explicó el contexto económico y social en el que Ray Cummings comenzó a publicar. Era la época en la que se inició la industrialización de Estados Unidos y en la que, sobre todo en Nueva York, empezaron a proliferar las fábricas. También apareció una población trabajadora, con poco dinero para acceder a los libros y las revistas que se editaban, pues resultaban demasiado caras. Consciente de esta situación, nacieron las primeras revistas de ficción popular (pulps), con periodicidad semanal, papel barato y precio asequible, que incluían novelas sensacionalistas y románticas por entregas. Este tipo de publicación creó un fenómeno cultural importante que permaneció en auge hasta los años 60. Escritores verdaderamente interesantes, según subrayó Isabel Peralta, utilizaron estos vehículos de comunicación para plasmar sus relatos, como es el caso de Conan Doyle, Tennessee Williams o Isaac Asimov”, refirió Isabel Peralta.

En este contexto apareció Ray Cummings, un tipo misterioso al que resulta muy difícil seguirle la pista en archivos documentales. Estuvo en contacto con los avances científicos de su época, y su primera novela corta, que escribió en 1919, con poco más de veinte años, fue un “bombazo”, dijo la traductora. “Se hizo popular y se dedicó a escribir”, añadió, y atribuyó al autor norteamericano un bagage de 16 novelas y más de 120 relatos. De toda esta producción, a España ha llegado muy poco.

“La chica del átomo dorado” conjuga conceptos científicos como la teoría de la relatividad de Einstein o la teoría del átomo, con conceptos políticos (la confrontación de un mundo utópico con un mundo industrial), en un contexto fantástico. El autor se plantea muchas ideas avanzadas para su tiempo. Por ejemplo, se pregunta “por qué las mujeres inteligentes no pueden gobernar” y en su mundo utópico defiende la igualdad, algo que no existía en el mundo real que él conocía.

Según Isabel Peralta, es un texto en la línea de Julio Werne, de Orson Welles. “Todos los conceptos que aúna están muy bien plasmados y la trama está tan bien urdida que el libro no pierde en ningún momento ni ritmo ni interés”, apuntó.

“Toda lectura te plantea algún tipo de encrucijada mental, pero éste libro, especialmente, no da tregua -añadió el coeditor David González-. Está el mundo de Platón, la utopía de Rousseau y un montón de dilemas éticos”.

Isabel Peralta apostilló que la inclusión de personajes en un mundo utópico que está en situación de preguerra se asemeja a una situación que había vivido años antes Cumming, y consideró que su postura ante el intervencionismo es muy interesante. “Si no está roto, no lo rompas”, decía.

“El libro tiene un siglo, ya tiene una edad, y nos encontramos con el mismo tipo de problemática que hoy vemos en las noticias”, apuntó la editora altoaragonesa, que describió el cuadro de un país menos desarrollado, al que se acude a “salvarle”, mediante una intervención “más o menos agresiva”. Lo que a continuación le llevó a afirmar que “La chica del átomo dorado” es un libro “muy actual”.

EDITORIAL NALVAY

La presentación al público oscense de la traducción al castellano del libro de Ray Cummings “La chica del átomo dorado” supuso también una buena ocasión para hablar de la editorial Nalvay, que dirigen Isabel Peralta y David González y que inició su andadura en el mercado literario apenas hace unos meses. David González observó que en Aragón hay muy buenas editoriales y que se publica muy bien, pero explicó que al final se habían lanzado a esta aventura “por vicio”.

“Igual me dice Isabel que hay un libro estupendo en inglés que no encuentra en castellano… Y conocemos a gente, que casualmente escribe, y nos pasa lo que ha hecho, nos gusta, pero no llega a puerto…”, describió David. Al final, ambos decidieron poner en marcha una editorial, con sede en Teruel, para publicar todo aquello que no encuentran en las tiendas. Su primer libro fue “Máziel Spück y el misterio del cuadro”, del autor zaragozano Pepe Serrano, con el que Nalvay inauguró además una línea de literatura infantil y juvenil. “La chica del átomo dorado” abre la línea de novela de ficción adulta, que pronto incorporará un nuevo título de un autor turolense, y, además, la editorial va a desarrollar una tercera línea de divulgación y ensayo. “Cuando nos preguntan qué queremos editar, contestamos que algo que a nosotros nos entretenga, porque es el momento de hacer esto a gusto –señaló David González-. Algo que leeríamos y con lo que ambos estemos entusiasmados”.


0