Papá tatuado de Daniel Nesquens


Papá tatuado

El lunes 12 de abril a las 20 horas se presentará Papá tatuado(editorial A buen paso), último libro deDaniel Nesquens, con la intervención del autor y de la profesora Rosa Tabernero, en el marco de las actividades del día mundial de la literatura infantil y juvenil

Aquí la noticia según la mirada de Myriam Martínez para Diario del Altoaragón (13/04/2010)

Nesquens y Mora despliegan toda su genialidad en “Papá tatuado”

Daniel Nesquens, firmando ayer ejemplares en la Librería Anónima.

Daniel Nesquens, firmando ayer ejemplares en la Librería Anónima. | PABLO SEGURA
Compra esta foto en alta resolucion
1 2
El escritor aragonés presentó ayer su último título en la Librería Anónima de Huesca

Myriam MARTÍNEZ

13/04/2010


Gracias por votar
| Resultado
1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 3 votos

HUESCA.- “Papá tatuado” (Editorial A buen paso) es un libro de aventuras, un camino lleno de cuentos donde aparece un tigre con dos rabos, un elefante, el peculiar encargado de un zoo, un feroz perro asilvestrado, una araña gigante y hasta una serpiente, entre otros peculiares seres y personajes que protagonizan historias muy bien trenzadas entre sí, con el fantástico mundo del circo como escenario.

“Papá tatuado” es el último libro publicado por Daniel Nesquens e ilustrado por Mágico Mora, y ayer se presentó a los oscenses en un acto celebrado en la Librería Anónima, donde el escritor aragonés estuvo acompañado por la profesora Rosa Tabernero y la responsable de la editorial “A buen paso”, Arianna Squilloni.

Daniel Nesquens, que este año ha sido galardonado con el Premio Anaya 2010 por el libro “El hombre con el pelo revuelto”, que presentará a finales de mes, dedicó sus primera palabras a agradecer el trabajo de la editorial y del ilustrador Sergio “Mágico” Mora. “Más del cincuenta por ciento del mérito del libro se lo llevan las maravillosas, espléndidas y sensacionales ilustraciones de Mágico Mora, que es Mágico y es Mora”, aseguró.

SUS PRIMEROS TATUAJES

Después, explicó al público que el primer tatuaje que vio en su vida fue el del peluquero de su barrio, en las Delicias, que tenía una mujer con unos pechos XXL y la cabeza de un alce en una pared. “Todos los críos del barrio queríamos ver de cerca el tatuaje… y aquellos pechos. El alce nos traía sin cuidado”.

También recordó aquel día que el peluquero, que se llamaba Sebastián, terminó de pelarle y salió a comprar tabaco. “Me quedé solo con su mujer. Hipnotizado. Al igual que Roald Amundsen se dirigió al Polo sur, yo me dirigí al Polo norte. Ella me miró como ninguna otra mujer me ha mirado todavía -relató-. Me tomó la mano y la metió por aquel escote profundo, en pico. Mi mano derecha palpaba gloriosa. Mi mano se quedó entre aquellos senos. Intenté convencerla, pero ni hostias. Se quedó a vivir allí. Cuando el peluquero regresó, mi mano todavía estaba allí”.

El público acogió con risas el relato, cuando concluyó que el niño se presentó en su casa sin mano, porque Sebastián se la había cortado. Y la hilaridad fue en aumento, cuando después Nesquens se refirió a su tío Marcelo, que era italiano y la segunda persona a la que vio tatuada. El escritor, que narró cómo Marcelo conoció a su tía Asun, fue enumerando los dibujos que poblaban su cuerpo, que no eran pulpos, sirenas ni serpientes, sino personajes de dibujos animados: “El oso Yogui, Pixie, Dixie, el gato Jinks, Pedro Picapiedra, Don Gato, La hormiga Atómica… y otros que él se inventaba para rellenar huecos. Por ejemplo, una especie de esponja con pantalones muy parecida al Bob Esponja que todos conocemos”.

El autor manifestó que alguien de la productora Nickelodeon se fijó en el coxis de su tío, que es donde lucía el último dibujo citado, y Marcelo ha puesto una querella por plagio.

Luego, Daniel Nesquens habló de su tía Asun y de sus singularidades, por ejemplo, que lo sabía todo sobre los etruscos.

“Cierto día me quedé a dormir en su casa. En el desayuno, mientras la cafetera borboteaba, me preguntó si sabía qué eran los arúspices” -Pero cómo voy a saber yo eso, tía Asun. Sólo tengo ocho años.

-Yo a tu edad sabía un montón de cosas.

Y me soltó lo que eran los arúspices. Eran adivinos etruscos que adivinaban el futuro examinando las entrañas de los animales.

-¿Y tú sabes quién es el Canuto Mi tía se encogió de hombros.

-Es mi profe de gimnasia. Y le falta un testículo.

Dije aquella palabra y me di cuenta que era la primera vez que salía de mi boca.

-¿Le falta un huevo , dijo mi tía.

-A unos les falta un tornillo, a otros les falta un huevo.

-¿Por qué dices lo del tornillo ¿No lo dirás por mí ¿No lo dirás por aquella vez que me propuse tejer la bufanda más larga del mundo; o cuando hice la croqueta más grande del mundo; o porque me gusta tomar el té con sifón; o porque me haya casado con un hombre ilustrado No supe qué contestar.

-Pásame la mermelada de etrusco”.

SURREALISMO TRANSGRESOR

En una intervención anterior a la del autor, Rosa Tabernero recordó que el 2 de abril se celebra el Día Internacional de la Literatura Infantil y Juvenil, en conmemoración del nacimiento del autor danés Hans Christian Andersen, que tanto contribuyó con su obra a engrandecer este género. El escritor Eliacer Cansino y la ilustradora Noemí Villamuza han sido los encargados de realizar este año, respectivamente, el manifiesto y el cartel alusivos a la jornada.

La profesora del Campus de Huesca dio lectura al texto de Cansino, que comienza indicando que los niños aprenden a jugar y a cantar antes que a leer. A partir del popular tema “Había una vez un barquito chiquitito”, Cansino avanza por un mar de buenos libros que le llevan a concluir que, “no hay barco, por pequeño que sea, que no aprenda a navegar”.

La profesora, que se refirió después al surrealismo transgresor de Nesquens y a su sentido del humor, dijo de “Papá tatuado” que no se trata de un álbum, sino de un libro ilustrado. “Son dos genios que se juntan (en alusión a Nesquens y a Mora), que coinciden en el mundo de Alicia en el país de las maravillas”, personaje al que se rinde homenaje en el libro.

Rosa Tabernero elogió el dominio del lenguaje del autor de “Mi familia”, “Hasta (casi) cien bichos” y la serie de “Marcos Mostaza”, y subrayó el “punto de ternura” que muestra “Papá tatuado” -“un Nesquens que no habíamos conocido y que le da un punto de madurez”- y aseguró, vaticinando que la intervención de Nesquens iba a ser muy divertida, que el zaragozano “es un autor totalmente serio y enorme”. Tabernero, que también agradeció el apoyo de la Librería Anónima a la Literatura Infantil y Juvenil, se refirió a un artículo de Silvia Loriente, que al referirse a “Papá tatuado” concluye: “Asumidos los riesgos de caer en la exageración, una nueva literatura se yergue ante nosotros”.

“A buen paso”, que ya tiene ocho libros en el mercado en su primer año de vida, se “estrenó” precisamente con “Papá tatuado”. Como dijo Rosa Tabernero, “una maravillosa carta de presentación”.

0