Presentación de Malos tiempos de Chusé Inazio Nabarro

El jueves 17 de septiembre a las 20 horas se presentó el libro de Chusé Inazio Nabarro Malos tiempos recién editado por la editorial Prames. El profesor José Domingo Dueñas presentó la obra que es la traducción al castellano de Tiempo de Fabas originalmente publicada en aragonés por quien es actualmente presidente del Consello d’a Fabla Aragonesa y que aparece ahora en la colección de narrativa de Prames traducida por Chusé Aragüés
Copiamos aquí lo publicado por el Diario del Altoaragón el día 20 de septiembre a propósito de la presentación, escrito por la periodista Myriam Martínez:

“Malos tiempos”, una mirada comprensiva de las cosas

Chusé Inazio Nabarro, José María Aniés, Chesús Aragüés y José Domingo Dueñas.

Chusé Inazio Nabarro, José María Aniés, Chesús Aragüés y José Domingo Dueñas. | P.S.
Compra esta foto en alta resolucion
1 2 3
Chusé Inazio Nabarro presentó en Huesca la traducción al castellano de su “Tiempo de fabas”

Myriam MARTÍNEZ

20/09/2009


Gracias por votar
| Resultado
1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 2 votos

HUESCA.- Chusé Inazio Nabarro está reconocido como el escritor aragonés con mayor riqueza léxica y esta consideración se puede apreciar, una vez más, en “Malos tiempos”, título de la traducción realizada por Chusé Aragüés y editada por Prames, del libro “Tiempo de fabas” (Xordica, 1997) del autor de Tauste.

“Tiempo de fabas”, tiempo de habas, es una expresión aragonesa que se profiere cuando hace mal tiempo atmosférico, una frase con la que juega el nuevo enunciado, al tiempo que evoca, según su autor, el famoso verso de Bertold Brecht, “Malos tiempos para la lírica”. La obra reúne un conjunto de textos, algunos de creación literaria, otros que rozan los ensayístico o que abordan cuestiones lingüísticas y también varios que tratan la vida y costumbres de la fauna. Incluye textos de ficción y otros construidos con bastante material autobiográfico.

Chusé Inazio Nabarro presentó “Malos tiempos” en Huesca el pasado jueves, en un acto celebrado en la Librería Anónima, que contó con las intervenciones del profesor y escritor José Domingo Dueñas y el traductor y editor Chusé Aragüés, tras la presentación biográfica que realizó el propietario del establecimiento, José María Aniés.

“La gente cree que en aragonés se publica cualquier cosa, que no hay una excelencia literaria y es todo lo contrario”, señaló José Domingo Dueñas, que confesó que él se había leído el libro en aragonés “con bastantes problemas”, precisamente porque Chusé Inazio Nabarro “es el escritor en aragonés con mayor riqueza léxica”. Después, se refirió a las numerosas emociones que le había provocado una obra que, según consideró, “es una mirada comprensiva de las cosas, nada inquisitiva”. En su opinión, Chusé Inazio Nabarro “es un cronista sentimental de la historia, con el que te identificas enseguida”.

“Aprendes del libro ternura, a mirar las cosas con matices y es de esos libros que te hacen mejor –prosiguió Dueñas-. Me sentí totalmente identificado: es un compromiso con la gente, con la literatura, con una lengua. Hay un fervor hacia el aragonés. Es un libro con ironía, distancia de las cosas, que cuenta con el mismo tono cosas trascendentes y otras que lo son menos, pero siempre con respeto al lector”.

José Domingo Dueñas consideró una gran noticia que se haya publicado el libro en castellano.

Chusé Inazio Nabarro, por su parte, refirió a los asistentes y también a este periódico en una entrevista previa, las cosas variopintas que se pueden encontrar en el libro como el primer capítulo, que se inicia con un bando de vacas de Tauste e incluso convierte en texto narrativo una entrada de diccionario, en el apartado titulado “tocinos”.

El cerdo, precisamente, es una constante en esta publicación. De hecho, los diseñadores de las dos portadas del libro, el escrito en aragonés y la reciente traducción, han tenido a este animal en su punto de mira.

“Cuando escribí el libro en aragonés, había una fiebre por erigir a las vacas en auténticos animales totémicos de la literatura española o, por lo menos, la cantábrica –explicó Chusé Inazio en la Librería Anónima-. En los años anteriores, Manuel Rivas había escrito “Un millón de vacas”, Bernardo Atxaga “Memorias de una vaca euskalduna” y, en el cine, Julio Médem había dirigido “Vacas”. Quise presentar un tótem alternativo como es el cerdo, que tiene bastante que ver con la España interior y que fue un revulsivo para el campo aragonés por sus connotaciones humanas. De alguna manera, esa forma de producción de los cerdos, totalmente masificada, tiene que ver con la vida moderna del hombre contemporáneo y es, por otro lado, una rama de la ganadería abierta a continuas innovaciones tecnológicas”.

Sus análisis sobre la lengua evidencian que su mayor preocupación es la “situación agónica” en la que se encuentra el aragonés. “Hace tiempo que hay pilotos rojos que anuncian su desaparición y, sin embargo, a día de hoy todavía no se están tomando las medidas oportunas para su salvaguarda”, se lamentó el escritor.

En “Lengua de buen morir”, Chusé Inazio Nabarro describe la agonía del aragonés, a través de los últimos días de personas que, “en las proximidades de la muerte, se aferran a su lengua como una especie de tabla de salvación afectiva”.

Tiempo de fabas es un libro profundamente aragonés, pensado y escrito no sólo en la lengua aragonesa, sino también con una idiosincrasia muy aragonesa. Por eso, Chusé Inazio Nabarro reconoce que sintió cierto “miedo” cuando se planteó su traducción del castellano. Sin embargo, está muy satisfecho del resultado. “Malos tiempos” es un título polisémico, que también liga el autor a un momento histórico. “En 1997, estaba a punto de llegar al poder Aznar”, comentó a este periódico.

“A veces, los autores que escriben en aragonés han sido vituperados por los que lo hacen en castellano –denunció Chusé Aragüés-. Ahora ya hay un cierto reconocimiento. “Malos tiempos” tiene una riqueza importantísima en aragonés y yo he disfrutado traduciéndolo. “Malos tiempos” es uno de esos libros que, en aragonés o en castellano, merece la pena leer”.

La lengua de su corazón

Chusé Inazio Nabarro aprendió de niño un castellano transido de aragonesismos en su Tauste natal. Ya entonces demostraba unas facultades lingüísticas bastante desarrolladas y una gran curiosidad por las formas de hablar de lugares que frecuentaba con sus padres como Loarre, Ayerbe, Bolea o Ena. Después, fue tomando conciencia de que aquello era otra lengua y a los 14 años fue a estudiar a la Universidad Laboral de Huesca y entró en contacto con el Consello d”a Fabla Aragonesa, que actualmente preside, y con los cursos que se impartían. Allí empezó a aprender aragonés y a escribir textos literarios como técnica para interiorizar las palabras y los giros que le iban enseñando. En verano, subía con frecuencia a Hecho y, precisamente, fue el cheso la primera modalidad que habló. Estudió Filología Hispánica en Zaragoza y desde hace unos años reside en Huesca, donde trabaja como profesor. Hoy, es autor de cuatro libros de relatos, tres de poesía y otras tantas novelas, además de haber participado en numerosos volúmenes colectivos.

A los 14 años, Chusé Inazio Nabarro “decidió abrazar el aragonés como lengua del corazón”, subraya su editor, Chusé Aragüés, y el autor confirma que piensa morirse haciéndolo. Eso no quiere decir que renuncie a que los no hablantes puedan también leerle. ¿Para qué se han inventado las traducciones , observa. De hecho, “Malos tiempos” es la segunda traducción que se ha efectuado de su obra. La primera se presentó el pasado mes de diciembre, una versión de ” Reloch de Pocha” (Reloj de bolsillo) al ruso, con Gara d”edizions. El original fue Premio Ziudá de Balbastro 2006. En el próximo mes de enero, este título se editará en castellano.

Está noticia relacionada con la presentación apareció también en el Diario del Alto Aragón el sábado 19/09

Noticias de la semana

Chusé Inazio Nabarro, en la Librería Anónima.

Chusé Inazio Nabarro, en la Librería Anónima. | P.A.
Compra esta foto en alta resolucion

19/09/2009


Gracias por votar
| Resultado
1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 1 votos

-Un vino muy literario. El pasado jueves se celebró en la Librería Anónima de Huesca la presentación de “Malos tiempos”, una traducción al castellano del libro “Tiempo de fabas” de Chusé Inazio Nabarro, realizada por Chusé Aragüés y editada por Prames. Con el propietario del establecimiento, José María Aniés, como anfitrión, el acto resultó tan acogedor como se esperaba y culminó con un picoteo como es ya habitual. Teniendo en cuenta la presencia de Chusé Inazio Nabarro, un gran escritor y defensor de la lengua y la cultura aragonesa, y de José Domingo Dueñas, decano de la Facultad de Ciencias Humanas y de la Educación y especialista en la figura de Ramón J Sender, José María Aniés anunció que para la ocasión se había elegido un vino “muy literario”, un Monte Odina que, como es sabido por muchos, es el título de uno de los libros del famoso escritor de Chalamera, que tomó, precisamente, de la finca de Francisco Laguna, buen amigo de su padre. En fin, un buen caldo para acompañar una velada entre amigos y aficionados a la literatura, que dejó un excelente sabor de boca en este “inicio de curso” con muchos títulos nuevos por conocer.


0