C/ Cabestany, 19 · 22005 · Huesca [Spain]

En la misma tierra. Vida y obra de Martín Arnal

Ya está disponible en la Anónima En la misma tierra la película sobre Martin Arnal Mur, que narra la vida y obra del libertario, colectivista y guerrillero antifascista aragonés.
Película dirigida por Marco Potyomkin, conguión de Raúl Mateo Otal, que retrata la extraordinaria vida de Martín Arnal.

Nacido en Angüés  el 12 de noviembre de 1921 dentro de una familia de labradores afiliada a la CNT de Aragón y con pocos recursos, Martín Arnal Mur fue el sexto de diez hermanos. A los 12 años empezó a trabajar como criado de una familia de Bespén. A los 15 participó activamente en la colectividad agraria de Angües para recuperar las cosechas que se perdían después del golpe de estado del general Franco. Era hermano de dos militantes del grupo ‘Bakunin’ de la FAI, José y Román, que fueron fusilados en Huesca al comienzo de la guerra. En marzo de 1938, con 16 años fue movilizado por el gobierno republicano al Frente oscense, para participar en la construcción de fortificaciones y trincheras en Monflorite.

Tras el avance de las tropas franquistas huyó a Francia andando desde Angües pasando por Barbastro, Graus y Benasque. El gobierno francés lo llevó en tren al campo de refugiados de Angoulème junto con otros antifascistas aragoneses y españoles. Salió de allí antes de ser deportado a Mauthausen, tal y como les sucedió a los que allí se quedaron, a pesar de que los alemanes advirtieron de sus intenciones al gobierno de Franco en reiteradas ocasiones. Regresó a al Estado español por Cerbère en febrero de 1939. Pero enseguida tuvo que volver a Francia tras “la Retirada”.

Estuvo en   Perpignan, en un campo guardado por la caballería francesa y de allí pasó al campo de concentración de Argelès-sur-Mer donde fue reclutado por el ejército francés. Trabajó en un campo de tiro de Burge donde hacían pruebas con armamento, ellos tenían que situarse cerca de donde iban a explotar los obuses para comprobar que funcionaban bien. Allí estuvo durante siete meses. En Francia participó en la Resistencia, en la reorganización clandestina de la CNT y en las operaciones de penetración en el Estado español: a principios de 1944 se encargaba de vigilar la frontera y reconocer el terreno para el paso de guerrilleros por la zona del Sobrarbe. En noviembre de aquel año tuvo que escapar de noche por el asedio de la Guardia Civil en Saravillo.

Al terminar la Segunda Guerra Mundial fue desmovilizado del ejército francés, en marzo de 1945, y ya se quedó a vivir en Francia. Trabajó cortando leña, en los ferrocarriles y en la construcción como albañil. En Rebastens conoció a Ángela Salas González. Ella procedía de una familia que emigró a Francia desde Almería por motivos económicos después de la Primera Guerra Mundial (1914-1918) y trabajaba en el campo. Se casaron en 1949 y a partir de ahí hizo su vida en esta localidad francesa trabajando de albañil hasta su jubilación a los 63 años. Tuvieron un hijo y dos hijas. Tras la muerte del dictador Franco en 1975 regresó con Ángela a Angüés para vivir, mientras que sus hijos se quedaron a vivir en Francia.

Martín Arnal ha seguido participando en la difusión de sus ideas anarquistas y es uno de los pocos testigos vivos de los tiempos de la guerra civil. “Este histórico del anarcosindicalismo aragonés no pide revancha sino reparación. Y como tantas personas en el exilio, que seguían siendo españoles, tuvieron que escuchar las palabras de Ramón Serrano Súñer: ‘No hay españoles fuera de España”, explican el director, Marco Potionkin y los productores Raúl Mateo Otal y Rubén Barranco Arnal.

0